Maat, diosa egipcia de la Verdad

diosa egipcia maat
Nombre:Maat
Rol: Diosa de la Verdad y la Justícia
Género:Femenino
Representación: Mujer con pluma de avestruz en la cabeza, mujer alada
Padres: Ra
Culto:Karnak y Menfis
Jeroglífico:

La diosa Maat era la representación de la justícia y el orden, tal y como el dios Ra los estableció al inicio de la creación. Era una figura trascendental, que no solo representaba una divinidad, sinó también una serie de valores necesarios para mantener el mundo en equilibrio.

Representación

Mujer joven y de vestimenta sencilla, con un collar ancho, lleno de abalorios y dos brazaletes. El rasgo más destacado de esta divinidad egipcia es la pluma que lleva en la cabeza, una pluma perfectamente erguida, sostenida por una especie de cinta. Esta pluma, que podría ser de avestruz, también se encuentra en el jeroglífico que da nombre a la diosa.

A veces tambi√©n se la muestra como a una peque√Īa figura femenina sentada con las rodillas hacia la cara y portando en la mano la pluma de avestruz. Tambi√©n podemos encontrarla con alas en ambos brazos.

maat diosa de la justicia

Maat, divinidad física y cósmica

Maat existía como divinidad, pero también en un sentido espiritual y cósmico. Los egipcios veían a Maat como a un ente que abarca todos los niveles de la creación y garantiza la cohesión entre todos los elementos de la naturaleza. Maat existía en el movimiento de los astros, el ciclo de la vida y la sucesión de los días. Su lógica y buen funcionamiento garantizaban la presencia de esta diosa. En este sentido, Maat era asociada frecuentemente con Toth, dios de las ciencias exactas.

En el √°mbito m√°s social, Maat se manifestaba entre los hombres y las mujeres egipcios, como s√≠mbolo de la verdad, la justicia, el derecho, la solidaridad y la concordia; as√≠ como tambi√©n con la voluntad del fara√≥n, √ļnico intermediario entre dioses y hombres.

A Maat se le dedicaron multitud de atenciones a lo largo de las diferentes dinastías egipcias, pues de ella dependía el equilibrio de la vida y la naturaleza, constantemente amenazado por las fuerzas disgregadoras del desorden (Isefet).

<<Maat, hija de Ra, se√Īora que preside la tierra en el reino de los muertos>>

maat pluma cabeza

Equilibrio: Maat, el faraón y el pueblo

Una de las tareas principales del faraón consistía en la conservación del orden del cosmos, labor que llevaba a cabo mediante la defensa del principio de Maat a través de un gobierno justo y equitativo. Por su parte, el pueblo egipcio tenía la obligación de mantener el Maat a través de la obediencia al monarca, que hacía de intermediario.

Este sentido de la responsabilidad individual y lealtad al faraón podría explicar el porqué hubo tan pocos periodos de agitación social en Egipto, pues una revuelta suponía arriesgar la estabilidad del cosmos.

diosa egipcia maat
Representación de Maat esculpida en piedra

Templos y Culto de Maat

La diosa Maat fue venerada en un santuario erguido en la ciudad de Karnak, situada en la ribera oriental del r√≠o Nilo. Tambi√©n tuvo un templo en Menfis y en de Deir el-Medina. Aparece en muchos templos egipcios dedicados a otros dioses.  

Mitología: Pluma de Maat

Seg√ļn la tradici√≥n religiosa egipcia, despu√©s de la muerte el coraz√≥n del difunto deb√≠a ser juzgado por el Tribunal del M√°s All√°, presidido por Osiris, para determinar si el fallecido tenia derecho o no a resurgir en el otro mundo. La valoraci√≥n se hac√≠a a trav√©s del pesado del coraz√≥n, que se colocaba en uno de los platillos de la balanza, como contrapeso a la pluma de Maat. Si el coraz√≥n del difunto resultaba m√°s ligero que la pluma, ser√≠a declarado recto y justo y, por tanto, admitido para participar en el M√°s All√° como esp√≠ritu excelente.

diosa egipcia maat pluma
En el juicio de Osiris, la pluma de Maat actuaba como contrapeso del corazón del difunto

Maat y Ra

Una de las funciones secundarias de la diosa egipcia Maat, era la de guiar al dios Solar Ra, en su camino por los cielos. Maat iba detrás de su padre Ra, en la barca que cada noche recorría el mundo subterráneo.

Se decía que la unión de Maat y Ra garantizaba el buen funcionamiento del mundo y de la sociedad.



Subir